29 de Junio

“Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos”

(Mateo 16,13-19)

 

 Permitamos que la Palabra de Dios toque nuestra vida

“Pedro y Pablo nos dan la imagen de una Iglesia confiada a nuestras manos pero conducida por el Señor con fidelidad y ternura; una Iglesia débil, pero fuerte por la presencia de Dios. La Iglesia mira a estos dos gigantes de la fe y ve a dos apóstoles que liberaron la fuerza del Evangelio en el mundo, solo porque antes fueron liberados por su encuentro con Cristo”.  (Papa Francisco)

El Evangelio de hoy nos habla de algo tan importante para las primeras comunidades cristianas: Quien es Jesús. La primera pregunta del Señor, genera una respuesta decisiva en sus seguidores. Se conoce a Jesús como Aquel que viene en la historia para cambiar la misma historia.

La respuesta de Pedro no solo habla de su fe, sino de una confesión de fe. Una identidad de Jesús que será totalmente manifestada en la cruz y el seguimiento.

El Señor hizo de Pedro, la piedra de su Iglesia. Le entrego las llaves del Reino, lo instituyo pastor del rebaño, recibió la función de atar y desatar, esto es trabajar para que haya reconciliación, construcción de la verdadera fraternidad.

Este oficio pastoral de Pedro y de los demás apóstoles pertenece a los cimientos de la Iglesia. Se continúa por los obispos bajo el primeado del Papa.

 

Oremos: Ayúdame a confirmarme en la fe, a confiar plenamente en ti y a vivir todo lo que me has dejado en tu Palabra, para que como los apóstoles Pedro y Pablo sepa ser autentico discípulo tuyo. Amén.

 

Recordemos: Qué le sugiere la expresión. Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?

 

Actuemos: Asume las dificultades de su vida cotidiana como una llamada del Señor a <<cargar su propia cruz y seguirle>>

 

Profundicemos: ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?

 

Vive la Palabra diaria con nuestro Misal popular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Requiere asesoria? Activar chat

×