5 de Enero

Escucha La Palabra de Dios para cada día

 

Primera Lectura

Lectura de la Primera Carta del apóstol san Juan 4, 7-10

Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y todo el que ama ha nacido de Él y llega a conocerlo. El que no ama no sabe quién es Dios, pues Dios es amor. Vean cómo nos manifestó Dios su amor: enviando a su Hijo único al mundo, para que recibamos la vida por medio de Él. El amor consiste no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y envió a su Hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados

 

L: Palabra de Dios

T: Te alabamos, Señor

 

Salmo responsorial 71, 1-4ab. 7-8

 R. Te adorarán, Señor, todos los pueblos de la tierra.

Dios mío, confía tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud / R. 

Que los montes traigan paz, y los collados justicia; que Él defienda a los humildes del pueblo, socorra a los hijos del pobre / R.  

Que en sus días florezca la justicia y la paz hasta que falte la luna; que domine de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra / R.  

 

Evangelio san Mateo Marcos 6, 34-44

 

«Multiplicando los panes, Jesús se revela como profeta»

 

Al desembarcar Jesús y ver toda la multitud, sintió compasión por ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; entonces empezó a darles muchas enseñanzas. Cuando ya se había hecho muy tarde, se le acercaron los discípulos y le dijeron: “El lugar es despoblado y ya es tarde. Despide a la gente para que vayan a los campos y los pueblos de los alrededores y compren algo de comer”. Pero Él les replicó: “Denles ustedes de comer”. Ellos le dijeron: “¿Quieres que vayamos a comprar pan por doscientos jornales y les demos de comer?”. Él les dijo: “¿Cuántos panes tienen? Vayan a ver”. Cuando lo averiguaron le dijeron: “Cinco, y además dos pescados”. Entonces les dio orden de hacer que todos se sentaran por grupos en la hierba verde. Y se sentaron en grupos de a cien y de a cincuenta. Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, alzó la mirada al cielo, los bendijo, partió los panes y empezó a dárselos a los discípulos para que ellos los repartieran; de la misma manera repartió los dos pescados entre todos. Y todos comieron y quedaron satisfechos. Después recogieron doce canastos llenos de los pedazos que habían sobrado de pan y de pescado. Los que comieron de esos panes fueron cinco mil hombres.

 

S: Palabra del Señor                                     

T: Gloria a ti, Señor Jesús

¿Requiere asesoria? Activar chat