28 de Noviembre

 

“y presentarse con confianza ante el Hijo del hombre”. (Lc 21, 36)

 

Hoy el evangelio nos regala una síntesis de las exhortaciones de Jesús que nos preparan a su última venida: fenómenos en el firmamento, peligros que amenazarán la tierra, pánico de las gentes y aparición del Señor en su gloria: entonces comenzará un cielo nuevo y una tierra nueva.

Y a nosotros se nos pide: afrontar las dificultades como oportunidad para dar testimonio del Señor; mirar los acontecimientos “sorprendentes” como el humus donde germina una nueva primavera; y permanecer despiertos y vigilantes para que Su venida no nos tome de sorpresa: Entonces si podremos presentarnos con confianza ante el Hijo del hombre que nos acogerá en su Reino de amor y de felicidad por toda la eternidad.

 

Reflexionemos:

¿Quieres tomar en serio las exhortaciones del Señor? ¿Estas decidido a ser feliz? ¡Señor, llenos de confianza esperamos tu venida!

 

Oremos:

Señor, descúbrenos la alegría de la espera paciente, activa y fecunda, y anímanos a entregar nuestras vidas para la construcción de tu Reino.

 

Recordemos:

“Tengan cuidado: no se dejen aturdir por el desenfreno y la embriaguez, ni por las preocupaciones diarias”

 

Actuemos:

Cultivo la esperanza en la venida del Señor, ayudando con amor a quienes me rodean., n.

 

Profundicemos:

“Por tanto, hermanos, sean pacientes hasta la venida del Señor. Miren cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía” Santiago 5:7