15 de Enero

«No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».

(Marcos 2, 13-17)

El evangelio nos regala la conmovedora escena del encuentro de Jesús con Leví y sus amigos: los publicanos y pecadores del pueblo. Pasando frente al mostrador de los impuestos, Jesús vio a Levi, y sin importarle su condición, lo miró  con ternura y le dijo: Sígueme. Levi, sin vacilar ni un instante, se levantó y se fue con Jesús.

Tratemos de imaginar lo que vivió Levi en ese momento inolvidable: ante la mirada de Jesús que le penetró hasta el alma, este hombre se sintió acogido y amado con una predilección que hasta entonces había experimentado. Y fascinado por este Maestro incomparable lo dejó todo y lo siguió hasta el final de su vida.

 

Reflexionemos:

¿Qué tiene la mirada de Jesús que conquista con tanta fuerza el corazón humano? Tantos como Levi hemos sentido esta mirada de predilección que nos ha conquistado el corazón. No hay mirada igual, no hay  amor que se le pueda comparar. Hno. El tiene sus ojos sobre ti! cuando oras, cuando sufres, cuando haces un acto de amor: déjate mirar, ¡acepta su amor y vivirás!

 

Oremos:

Gracias Jesús porque para cada uno tienes una mirada singular que jamás repetirás con nadie más: tu amor por mí es único, gratuito e incondicional. ¡Enciende en mi corazón tu amor! Amén.

 

Recordemos:

“Jesús los oyó y les dijo: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

 

Actuemos:

Me tomare hoy un tiempo para recordar y agradecer las circunstancias en que experimentado  la cercanía, la ternura y la fuerza del Señor que me ha sostenido y consolado.

 

Profundicemos:

El camino de las Bienaventuranzas inaugurado por Jesús  no es otra cosa que la dicha del no tener, del no poder, de negarse a sí mismo, y vivir intensamente el amor gratuito al prójimo. Esto es lo que lleva al ser humano a ser feliz, porque la verdadera felicidad la encontramos siguiendo las huellas de Jesús.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *